miércoles, 5 de diciembre de 2007

II.
Permaneceré quieto,
inmembre,
sobre el secreto
perdido de la eterna senectud;
pensándote
inalcanzable;
viviéndome
hacia un alarde
(los tiempos cambian para igual
a menos).