sábado, 1 de diciembre de 2007

IV.
Adán y Eva quisieron ser ociosos
como Yavé.
Pero el descanso siempre fue
monopolio de dioses: